CASA DEL CONSULADO

Este edificio de rica tradición y uno de los mas hermosos de cuantos ilustran la estampa procera de Cartagena de Indias surgió en el siglo XVII de las ruinas de un antiguo convento, albergue provisional de 1617 a 1620 de las religiosas fundadoras del monasterio de santa clara.

Juan Toribio de Herrera y Legua, sargento mayor de los reales ejércitos y su hijo del mismo nombre, también sargento mayor y gobernador de Santa Marta en 1753, transformaron las ruinas en una mansión señorial de estilo andaluz.

Mas tarde compro la casa Don Rafael de Escobar, tesorero de las reales cajas de Cartagena, hermano de don Manuel escobar y Alvarado, alcalde mayor de Cartagena de indias en 1781.

En 1795 paso la propiedad al real consulado de Cartagena de Indias creado por real cédula del 14 de junio de 1795, este es el origen del nombre de la casa y no por haber funcionado aquí en 1918 el consulado de España.

Aquí vivieron en distinta épocas notables personalidades tales como: José Ignacio de Pombo, Don Eduardo Martínez Aycardy, prototipo del caballero cartagenero, cuyos herederos vendieron esta mansión a las religiosas capuchinas de la sagrada familia en 1949.

Finalmente en 1980 esta joya histórica fue adquirida por el fondo educativo regional ministerio de educación nacional siendo gobernadora del departamento Doña Elvira Faciolince de Espinosa y delegada del ministerio de educación nacional de Bolívar, Doña Catalina Sebastián Vergara su restauración se adelanta con los recursos de la nación.