EJES TRANSVERSALES

La Ley General de Educación propone el abordaje obligatorio de los ejes, o contenidos transversales, en torno a la democracia, la protección del ambiente y la sexualidad, lo cual ha implicado la apertura de espacios en la estructura organizacional del sistema educativo, para el desarrollo y la institucionalización de estos temas y de sus problemáticas, dando lugar a la creación y fortalecimiento de los Programas Transversales.

Estos programas buscan incidir en los aspectos fundamentales de la formación del ser humano, desde la comprensión de sus dimensiones sociocultural y natural, y de sus implicaciones.

1

Tomado del Módulo 3 del Diplomado: Educación Ambiental y contexto Institucional e interinstitucional (Documento de trabajo del Programa de Educación Ambiental).3

“Exploración de visiones, conocimientos y miradas construidas, en el marco de la gestión territorial” demográficas, técnicas, tecnológicas, políticas, ecológicas y éticas, entre otras, a través de su ubicación explícita en los Proyectos Educativos Institucionales -PEI, como ejes que favorecen la articulación de distintos conocimientos, saberes y prácticas, y la aplicación de conceptos, métodos y contenidos, que atraviesan no sólo el Plan de Estudios, sino todas las demás actividades de las instituciones educativas, con intencionalidades de proyección hacia la formación ciudadana.

Una formación que se hace pertinente, desde la comprensión profunda de los fenómenos y situaciones conflictuales del contexto, y desde las capacidades para la búsqueda de soluciones a los problemas de las realidades concretas en las que el estudiante se relaciona como individuo y como colectivo; ya que es en esta relación, en la que los individuos pueden reconocerse y reconocer al otro, y a lo otro, en referencia con la dinámica de la vida y de su mundo, identificando las necesidades y posibilidades de transformación social, en el contexto de la sostenibilidad.

Lo anterior supone la instalación de una dinámica del conocimiento, en la cual, temas y problemas sean abordados no solamente desde los conocimientos disciplinares, sino también, y de manera importante, desde los ejercicios interdisciplinares requeridos para los logros de la transversalidad.

La interdisciplina aquí, debe ser entendida como la estrategia de diálogo entre las diversas disciplinas y saberes, en torno a un propósito común: la interpretación de un problema concreto de la realidad contextual. Ella debe fundamentar su trabajo, en la búsqueda de explicaciones, en la construcción de argumentaciones y en el trabajo de síntesis, indispensables para la interpretación y el fortalecimiento de los razonamientos y del pensamiento; garantizando de alguna manera, la significación de los conocimientos y su proyección en la formación ética de los ciudadanos (toma de decisiones responsables).

Desde este planteamiento, las competencias ciudadanas y de pensamiento científico, y en general, las competencias básicas, desempeñan un papel importante en el proceso de construcción del conocimiento, desde la formación de los estudiantes, para preguntarse sobre las dinámicas de su realidad permanentemente cambiante, y para la elaboración de respuestas adecuadas y pertinentes a esta condición. Esto, por supuesto, desde las intencionalidades argumentativas y de desarrollo de habilidades en los procesos de interpretación y comprensión de hechos y fenómenos asociados particularmente, a la sexualidad, al ejercicio de los derechos humanos y al ambiente y el desarrollo, objeto fundamental de los proyectos transversales que hacen parte de las reflexiones y discusiones que hoy se instalan en este espacio.

Como se puede deducir, la práctica de estos proyectos pedagógicos transversales no puede quedarse en el espacio intrainstitucional, pues desde la multidimensionalidad que caracteriza la problemática que abordan, ellos trascienden este escenario, en el diálogo obligado que deben establecer con otros actores sociales (organizaciones, grupos comunitarios), otras instituciones (interinstitucionalidad) y otros sectores (intersectorialidad), que igualmente, tienen conocimientos, información, recursos técnicos, humanos y financieros y otros, y que de alguna manera, se encuentran ligados, desde sus competencias y responsabilidades directas, al desarrollo y proyecciones de estos temas, en el marco del desarrollo territorial y desde las intencionalidades de transformación sociocultural.

Hacia una propuesta de articulación

Vale la pena precisar aquí, que si la transversalidad, tal como se desarrolló en párrafos anteriores, es una apuesta para el fortalecimiento del tránsito cualitativo y pertinente, de los conocimientos y los saberes, que se dinamizan a través de las propuestas pedagógico-didácticas, en el escenario del problema de contexto (relevantes para la significación de la realidad en la cual está inserta la institución educativa), para su incorporación en los diferentes componentes del sistema educativo en el cual se instalan los proyectos transversales (derechos humanos, sexualidad y educación ambiental), entonces, ellos tienen retos mayores de articulación para la inserción profunda y permanente de dichos conocimientos y saberes en las estructuras y dinámicas curriculares, constituyéndose así en factores de movilización de nuevas propuestas y nuevos desarrollos de las instituciones educativas, con un poder importante para la resignificación de su papel como institución social, que las posiciona como uno de los ejes fundamentales de interacción en la acción local, desde los propósitos de transformación sociocultural del país.

 

Elaboró: Nelson Torres Puello_ Equipo Nacional Educación Ambiental -MEN
Enith Salgado German _ Supervisora de Calidad educativa.
Carlos Pérez Medina _ Profesional Especializado.
Archivos Varios
Ejes Transversales
Descargar
Esperiencias Significativas Descargar

NOTA: Favor enviar sus experiencias Significativas al correo Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla para ser publicado